Psiquiatras identifican trastorno que se propaga por redes sociales

Inicio » Cerebro » Psiquiatras identifican trastorno que se propaga por redes sociales

Fuente: digitaltrends

Un grupo de psiquiatras de la Escuela de Medicina de Hannover, Alemania, identificaron una nueva enfermedad similar al síndrome de Tourette, al cual llamaron “trastorno inducido por redes sociales” (Mass Social Media-Induced Illness).

El MSMI sería una variante “moderna” de la enfermedad sociogénica masiva (MPI), la cual ha recibido un término distinto para ajustarse a la nueva condición. De acuerdo con los investigadores, esta se propaga por las redes sociales y provoca que las personas desarrollen tics verbales al ver contenido en internet que muestren esos sonidos o palabras.

Según el estudio publicado en Oxford University Press, los pacientes que luchan contra los tics han aumentado, y esto se relaciona con la multiplicación de videos en TikTok, Instagram y YouTube de personas que presentan el síndrome de Tourette.

Lo que llevó a los psiquiatras a esa conclusión fue que un alto número de pacientes jóvenes, que llegaron a la clínica especializada en Tourette, presentaron tics muy similares a los de un popular youtuber alemán llamado Jan Zimmermann, quien afirma tener síndrome de Tourette. Los tics fueron en su mayoría verbales e incluían “heil Hitler”, “Du bist häßlich” (eres feo) y “pommes” (papas fritas).

Sin embargo, los expertos recalcaron que esa condición no es propia del síndrome, sino que tienen que ver con los trastornos neurológicos funcionales. El estudio explica que la principal diferencia entre el Tourette y el nuevo MSMI es que, por lo general, el síndrome comienza en la infancia, mientras que el MSMI aparece de manera repentina y en etapas más avanzadas de la vida.

Además, el MSMI presenta una innumerable gama de tics (en lugar de unos pocos más específicos), los cuales tienden a ser imitados y que pueden “contagiarse” de una persona a otra, es por eso que las redes sociales podrían significar un problema. “La propagación a través de las redes sociales ya no está restringida a ubicaciones específicas, como comunidades locales o entornos escolares”, dice el documento.

Por otro lado, los investigadores afirman que, si bien se trata de una enfermedad sociogénica, también podría agravarse por una “reacción al estrés ligada a la cultura” relacionada al COVID-19 y la ecoansiedad.

“[Los síntomas] pueden verse como la expresión del siglo XXI de una reacción de estrés ligada a la cultura de nuestra sociedad posmoderna, que enfatiza la singularidad de los individuos y valora su supuesta excepcionalidad, promoviendo así comportamientos de búsqueda de atención y agravando la crisis de identidad permanente del hombre moderno”, concluye el estudio.

ver más noticias de Conciencia Social