Los genes no nos pueden decir todo

Inicio » Ciencias » Los genes no nos pueden decir todo

Nature (Diciembre 18, 2000)

De acuerdo con la teoría coevolutiva, que apareció hace 25 años por primera vez, el ADN que compone el código genético en todos los organismos contiene información acerca de su propio desarrollo.  En otras palabras, los genes contienen un record histórico acerca del origen de la vida.

Stephen Freeland y sus colegas en la Universidad de Princeton han analizado la teoría y dicen que la información es ilegible.  Hay una chance mayor de 1 en 2 de que cualquier record de cómo se desarrolló el código genético ha sido mezclado más allá de la interpretación.

El código genético se traduce de una lengua molecular a otra.  Las proteínas, son cadenas de uniones de amino ácidos, de los cuales 20 aparecen en la naturaleza.  La secuencia de amino ácidos en la cadena de proteína está almacenada en el ADN, compuesto a su vez por nucleótidos.

Hay sólo cuatro clases de nucleótidos, denominados A, C, G y T.  Se leen en grupos de tres llamados codones.  Esto da suficientes variaciones como para codificar los 20 amino ácidos.

En casi todos los organismos de la Tierra, un codón particular codifica para un mismo amino ácido, indicando que este código genético universal surgió de una única fuente evolutiva.

La teoría de la coevolución sugiere que el código genético fue alguna vez más simple, porque deberían haber existido menos tipos de amino ácidos en la Tierra. La idea es que mientras que los organismos tempranos fueron haciéndose más complejos, fabricaron nuevos amino ácidos a partir de los que existían previamente.

Luego, dice la teoría, el nuevo amino ácido pudo haber usurpado uno de los codones que previamente representaba el amino ácido a partir del cual surgió el nuevo.

A través de la inspección del código genético presente podríamos descifrar la secuencia de pasos por los cuales el código temprano se expandió para dar lugar a más amino ácidos.

Pero la teoría se desmoronaría si la relaciones entre codones y amino ácidos hubiera ocurrido al azar.  Por ejemplo, se piensa que el amino ácido leucina (para el cual uno de los varios codones es CTT) surgió de la valina (codón GTT).  La diferencia de un nucleótido entre los dos codones apunta a esta relación evolutiva, dice la teoría.

El equipo de Freeland dice que algunos pares de precursor/ producto asumidos por la teoría de coevolución no tienen sentido bioquímico.