Los experimentos revelan como los genes pueden alterar el comportamiento

Inicio » Ciencias » Los experimentos revelan como los genes pueden alterar el comportamiento

Harvard University College (Octubre 31, 1996) 

– 11.02.2002 – 


Los investigadores del laboratorio de Michael Greenberg delecionaron un gen de los ratones llamado fosB que también se encuentra presente en los humanos.  Los científicos estaban tratando de determinar su función.  Existía evidencia de que un pariente cercano, el gen c-fos jugaba un papel en el control del ciclo dormir / despertar y probablemente participara en el aprendizaje y la memoria.  Una buena manera de descubrir la función de un gen es aparear animales sin el gen y luego comparar las crías con los animales normales.

“Al principio los animales parecían totalmente normales,”dice Jennifer Brown, una estudiante de postgrado que realizó los experimentos.  “Pero cuando apareamos a los mutantes, descubrimos que ambos padres ignoraban a sus crías.  Las madres dejaban a las crías desparramadas por la jaula y no las amamantaba.  Cuando pusimos a las crías con madres normales todo mejoró.”

La conclusión fue: el gen fosB es crucial para el comportamiento maternal y la supervivencia de las crías.  “Es el primer gen descubierto que está involucrado en el comportamiento maternal,”dice Greenberg.

Esto no significa que un gen determine un tipo de comportamiento, la naturaleza directamente determinando la crianza.  La biología es mucho más compleja.  Lo que sucede es que fosB se activa por un cambio en el ambiente, en este caso era la presencia de las crías.  Luego, fosB activa a varios genes y el resultado final es una respuesta adaptativa en respuesta a un cambio en el medio ambiente del animal.  Sin el gen, no hay respuesta.

Greenberg quiere descubrir que genes están involucrados en que comportamientos.  Él quiere saber exactamente como funcionan a nivel molecular.  “Cuanto más entendamos acerca de lo que sucede en las células, mayor el potencial para encontrar tratamientos cuando algo sale mal,”dice.

Greenberg se especializa en la investigación de la familia de genes fos ya que son los primeros en ser activados en situaciones como el sueño, la alerta, el desarrollo cerebral y enfermedades.

Específicamente, está tratando de descifrar como fosB ejerce sus efectos sobre el comportamiento maternal.  El control sobre este comportamiento parece involucrar al área preóptica del hipotálamo.

Cuando las hembras son expuestas a crías que no son propias, al principio no los crían.  Pero la exposición repetida a las crías, particularmente a sus olores, produce un cambio en el funcionamiento del cerebro.

Las proyecciones de las células cerebrales se extienden desde la nariz hasta la amígdala, el centro de emociones en los humanos, y de ahí al área preóptica.  Las conexiones continúan al tallo encefálico por encima de la médula espinal, donde las señales a los músculos llevan a que la madre busque a sus crías.

La deleción del gen fosB en el área preóptica inhibe esta respuesta. 

Además de su papel en el comportamiento, se piensa que la familia de genes fos contribuyen a la supervivencia o muerte de las células cerebrales en el envejecimiento y en la enfermedad.