La selección sexual en el hombre (Edición 1947)

Inicio » Autores y Reflexiones » La selección sexual en el hombre (Edición 1947)

Autor: Havelock Ellis

EL OIDO

El sentido del ritmo –sobre el cual puede decirse que descansan los efectos sensorios y excitantes del oído y de la música – puede ser considerado como una cualidad fundamental del tejido muscular. No solo son marcadamente rítmicas todas las principales funciones del cuerpo, como la circulación y la respiración, sino que nuestros sentidos mismos insisten en dar una agrupación rítmica a la sucesión uniforme de nuestras sensaciones.

Sea cual fuere su origen exacto es indudable que el ritmo esta profundamente inculcado en nuestro organismo y como consecuencia de esto, todo lo que se presta a la tendencia rítmica neuromuscular de nuestro organismo y todo lo que tiende a acentuar y desarrollar esa tendencia rítmica, ejerce sobre nosotros una influencia excitante de poderoso estimulo.

Desde el momento en que el ritmo puede estimular la acción muscular, resulta que el ritmo ya en forma sensible,  ya en una más desarrollada , como la música, sirve de estimulante  para el trabajo.

El ritmo es el elemento más primitivo y más fundamental de la música.

Aristóteles parece que fue el primero en llamar movimientos a los ritmos y melodías y ver en ellos la expresión de un sentimiento. Según Helmholtz todas las melodías son movimiento y así como la música expresa los movimientos , sabe también dar expresiones a las condiciones mentales ya del cuerpo, ya de la voz, del pensamiento y del sentimiento músico que evocan dichos movimientos.

Cyples, desde otro punto de vista ha confirmado el estimulo motor de la música.” La música enlaza con el único sentido que puede ser manejado perfectamente . Su encanto emocional ha aparecido siempre a los hombres un misterio inexplicable.

La música logra despertar en nosotros la potencialidad incumplida que llevamos dentro.

Nuestra cultura musical dice Féré –hace más perceptible aun esa relación inconsciente entre el arte de la música y nuestro organismo, y aquellos que están dotados de este sentido tienen mayor comprensión del fenómeno que se opera dentro de ellos; sienten mas profundamente la maravillosa reacción entre el organismo y el arte musical y comprenden mejor el arte que llevamos dentro.

La música y el ritmo no sólo influyen directa o indirectamente sobre el sistema neuromuscular sino en el aparato respiratorio y en la circulación . En estos últimos años son innumerables los ensayos que se han llevado a cabo para apreciar los efectos de la música sobre el corazón y la respiración de los hombres y de los animales.

Puesto que la música afecta de modo tan directo y potente a los principales procedimientos vitales, nada de particular tiene que indirectamente influyan también en las vísceras y sus funciones.

¿ Por qué resultan agradables los tonos musicales que guardan cierto orden rítmico, pregunta Darwin en su obra El origen de Hombre, llegando a la conclusión de que su pregunta era incontestable. Y, sin embargo, ya se ve que, sea cual fuera la contestación final, su razón inmediata ha sido descifrada. El placer es un estado de ligero estímulo en el que el corazón y la respiración se excitan levemente, el sistema neuromuscular recibe fuerza adicional, las vísceras se conmueven, se aumenta la actividad de la piel; Y ciertas combinaciones de notas musicales y algunos intervalos son un estimulante fisiológico y logran efectos.

Entre los animales de todas clases, desde los insectos en adelante, existe al parecer esta acción fisiológica, pues es evidente que para todos ellos ciertos sonidos son agradables y atractivos y otros desagradables o indiferentes.

Según Féré, el sujeto poco aficionado a la música responde fisiológicamente con gran precisión a los intervalos músicos que desconoce.

…Sin embargo. Cuando consideramos, que no solo en los animales más relacionados con el hombre, sino en el hombre mismo, la laringe y la voz sufren una variación de carácter variadamente sexual en la pubertad, resulta difícil creer que esta variación no obedece a la influencia de la selección sexual y de la psicología sexual. En la pubertad se presenta una ligera hiperemia en la laringe acompañada de un desarrollo rapidisimo no solo de la laringe sino también de las cuerdas bocales, que se vuelven más fuertes, más espesas, al poco tiempo que la voz se hace mas gruesa.

Creo, por mi parte que se puede conceder a la voz y a la música una importancia grande como medios sexuales de atracción y sugestión.

Los chinos y los griegos son los que más han insistido acerca de las cualidades éticas de la música y los efectos moralizadores o desmoralizadores que produce. Esta creencia antigua de la influencia moralizadora de la música ha llegado hasta nuestros tiempos, pero en una forma puramente científica reconociendo en ella un poder terapéutico, beneficioso en ciertos estados nerviosos y enfermedades mentales (esta es tambien una creencia de la antigüedad como lo demuestra el ejemplo de David cuando tocaba el arpa ante Saúl y hacía desaparecer  la profunda melancolía de este).

 Ferrand, en un trabajo que fue leído en la Academia de Medicina de París ,en septiembre de 1895, expone sus razones al clasificar algunas clases de música como antiespasmódico de acción terapéutica altamente beneficiosa.

… solo ahora empezamos a comprender estas intimas y complicadas relaciones que son base y razón de esa penetrante influencia de la música la cual se filtra hasta  lo más profundo de nuestro ser influyendo por medios reflejos nuestro mecanismo cerebral y físico de tal modo que apenas si hay función alguna del cuerpo que deje sentir las pulsaciones íntimas las progresiones melódicas y las combinaciones melódicas de los tonos musicales (Nature 15 de junio de 1899, pagina 164).

Autor: Havelock Ellis