Jóvenes emprendedores

Inicio » Comunidad » Jóvenes emprendedores

Servicios 2000, un proyecto colectivo para generar empleos en Saavedra Propuesta singular.
Los 30 integrantes de la cooperativa son chicos humildes de entre 18 y 25 años.
El cielo de los emprendedores no cobija únicamente proyectos para crear empresas que aspiren a obtener balances hiperabultados en la columna del debe. Ser emprendedor en un país con una tasa de desocupación superior al 15%también representa un buen atajo en el camino hacia la generación del propio empleo.

Es el caso de Servicios 2000, una cooperativa de trabajo y servicios comunitarios integrada por 30 chicos de entre 18 y 25 años que vivían en situación de riesgo hasta que recibieron un estímulo para ir en busca de un nuevo rumbo.
El proyecto se originó en 1999, por iniciativa de Cofepac, una asociación civil sin fines de lucro que se dedica a prevenir los accidentes y la violencia social. Como parte de sus actividades emprendió una experiencia piloto con jóvenes del barrio porteño de Saavedra y el resultado es una singular cooperativa que ofrece servicios de cadetería, mensajería, data entry y copiado de textos, acompañamiento y cuidado de ancianos, niños y enfermos, paseo de mascotas y trabajos de pintura, entre otras labores.

Para dar los primeros pasos contaron con la colaboración de la Secretaría de Industria y Comercio de la Ciudad de Buenos Aires, que por seis meses otorgó becas de 200 pesos mensuales a los jóvenes involucrados. Durante ese período, los entrepreneurs recibieron capacitación para ingresar en el mundo de los pequeños negocios.
Los profesionales para las clases sobre microemprendimientos, gestión comercial, estrategias de venta, posicionamiento e incorporación al mercado fueron dictadas por profesionales provistos por Laboratorios Bagó, que continúa apadrinando a la cooperativa por intermedio de su director de Relaciones Institucionales, Carlos Chaves del Valle.

«Nos enseñaron a manejarnos como pequeños empresarios -explica Sergio Bompart, de 20 años, uno de los integrantes de la cooperativa-. Hace cinco meses que debutamos comercialmente y a cada uno de los 30 integrantes de este grupo ya nos están quedando libres, por mes, más de 300 pesos», dice.
El coordinador de Servicios 2000 es el médico Juan Manuel Olcese, que también conduce Cofepac.

La tercera pata en el proyecto es la Fundación Hospitalaria, de reconocida trayectoria en Saavedra, donde presta atención materno-infantil. «Ellos nos dieron aulas para tomar las clases y, además, nos asisten con todas las tareas administrativas», explica Mariel Vitaliani, otra de las emprendedoras.

Nuevos horizontes
El grupo ya está ampliando su oferta de servicios, y para darse a conocer realiza acciones de marketing directo y cuenta con un programa de una hora semanal en una emisora radial de Saavedra.
«Bagó y la Cámara de Comercio de Vicente López fueron los primeros clientes, y después se fueron sumando otras empresas e instituciones», describe Fernando Flores, uno de los más activos en el microemprendimiento, que pensando en los usuarios particulares también ofrece clases de música y dibujo y la preparación de comidas para enviar a domicilio.
Los chicos de Servicios 2000, que afirman que el proyecto colectivo les permitió abandonar una realidad marcada por la ausencia de perspectivas y proyectos personales, ahora también planean lanzarse como editores. Tras reconstruir la historia de Saavedra con el formato de libro, comenzarán a ofrecerlo a firmas de la zona, como Philips o Auchan, para que lo envíen como regalo empresarial.

Propuesta singular
Ingresos: con cinco meses de vida, la cooperativa ya obtiene una utilidad mensual superior a los 9000 pesos.
Cobertura: ofrece alrededor de 20 servicios; tras iniciarse en Saavedra u Villa Urquiza, ampliaron su márgen de acción a Vicente López y se proponen cubrir toda la Capital Federal.
Contacto: se los puede consultar y contratar llamando por el 4574-3730 o por el 15-4557-9842.
Inserción: antes de formar la cooperativa todos sus miembros estaban desocupados; cinco de ellos también han iniciado estudios universitarios.

Fuente: La Nación