Paracelso “Alterius non sit, qui suus esse potest” o Paracelso 

Inicio » Autores y Reflexiones » Paracelso “Alterius non sit, qui suus esse potest” o Paracelso 

Autor: Mauricio Goldfarb

“Alterius non sit, qui suus esse potest” (no seas otro si puedes tu mismo)

Philippus Aureolus Teophrast von Hohenheim Paracelsus, 1493-1541, Einsiedeln, Suiza

Paracelso es una de las más grandes figuras del renacimiento que por su fondo abismal, aun hoy, después de 500 años, sigue siendo discutida. Fue uno de los personajes mas controvertidos de la época, hombre de conocimientos múltiples y de acción se proyecto históricamente alcanzando los lindes de la leyenda,…al s XVI, se lo llamo, el siglo de Paracelso.

Fue un autentico hombre del renacimiento, perteneció a una época de reforma y de profundos cambios en todos los campos de la vida y el pensamiento humano.

La historia lo reconoce como el hombre que rompió viejos paradigmas, desbarató dogmas y abrió la puerta para la medicina moderna al indicar los nuevos caminos que tantas ideas preconcebidas no permitían ver. Se le ha proclamado hombre moderno, introductor del verdadero espíritu científico en la medicina, que reformo y libero así de los grilletes de la tradición Galénica. Tal tarea habría sido concibiendo la fisiología y la patología desde la química e introduciendo en la farmacopea nuevas preparaciones químicas carentes de toxicidad… el enfoque y terapia química de la salud En virtud de esto se dice que fue el primero en llegar al concepto moderno de enfermedad. Considerado como transición entre las tradiciones místicas y la ciencia moderna.

En su filosofía yacen puntos de partida para problemas religiosos psicológicos y filosóficos, preñados de futuro y que solo en época posterior comenzó a cobrar figura mas clara.

Paracelso es un mar, o dicho con menos amabilidad un caos. Se lo puede caracterizar como un crisol alquímico, en el que hombres dioses, y demonios de aquella época monstruosa de la primera mitad del s XVI, han vertido de por si su savia individual. Fue una poderosa tempestad, que separaba violentamente o reunía en un torbellino todo lo que de algún modo puede ser removido. Como una erupción volcánica, perturbo y destruyo, pero también dio vida y frutos. No se le puede hacer justicia, solo se puede menospreciarlo o sobrevalorizarlo.

De temperamento sarcástico y pendenciero, lucho con furia en toda la línea contra los médicos doctrinarios, y sus autoridades, Galeno, Avicena, Rhazes,.. las grandes autoridades médicas, o quienquiera que fuese. Sus agresiones y ataques a las instituciones y los intereses comerciales, especialmente los boticarios y las doctrinas tradicionales que reservaban el saber y la educación para una reducida elite, fueron incompatibles con su integración dentro de cualquier comunidad. » Quién es el que no sabe – escribió – que los doctores de hoy en día cometen equivocaciones espantosas y causan grandes daños a sus pacientes? Quién es el que no sabe que ello es debido al hecho de que se aferran ciegamente a las enseñanzas de Galeno y Avicena y otros por el estilo?» De sus observaciones concluyó que a los estudiantes en las aulas se les llenaba la cabeza de tradiciones que a pesar del lenguaje elegante con que estaban escritas, eran tan falsas como las supersticiones de los campesinos. Poco a poco desarrolló una crítica demoledora contra todo lo establecido, alcanzando el clímax de su vida con la quema publica del grueso volumen del Canon de Galeno y Avicena, la noche de San Juan de 1527.

Paracelso insistió en enseñar y escribir en su lengua vernácula, no a causa de sentimientos germánicos profundos, sino a fin de hacer accesible su conocimiento y arte de curar, a quienes ignoraban el latín y la elevada medicina académica, hecho que provocaba indignación profesional y odios.

Fiel a la concepción del hombre como microcosmo, puso el firmamento en el cuerpo del hombre y lo designo como Astrum . Fue para El un cielo endosomático cuyo curso estelar no coincide con el cielo astronómico sino con la constelación individual que comienza con el ascendente. El firmamento no es únicamente el cielo cósmico estelar, es un corpus que por su lado es parte o contenido del cuerpo humano visible.

“En cada hombre hay un cielo especial, completo e inquebrantado” ” Un niño que recién ha sido concebido, tiene ya su cielo” “Tal como es el cielo grande, de ese modo imprime en el recién nacido el cielo”

Así vemos pues, que en Paracelso, etiología, diagnosis, prognosis, terapia, terminología patológica, farmacogénesis y preparación de remedios, están en relación directa con los datos astrológicos y así mismo –last but not least- con las oportunidades de la praxis.

A lo largo de su vida, la Iglesia fue para Paracelso una madre, pero tuvo dos, la otra fue Mater Natura“Confieso también que escribo como pagano y sin embargo soy cristiano” “La luz de la naturaleza, Lumen Naturae , es la quinta essentia , extraída por Dios de los cuatro elementos y yace en “nuestro corazón” “Desdichados son aquellos mortales a quienes la naturaleza les ha rehusado el tesoro mas alto y mejor, el que encierra en si la Monarchia Naturae , la luz de la naturaleza”

El Lumen Naturae es el espíritu natural, cuya acción rara y natural podemos observar en las exteriorizaciones del inconsciente.

Se sepa o no, existe sin embargo, una gigantesca oposición, entre el hombre que sirve a Dios y el hombre que manda a Dios. A esta tensión o coyuntura, debe Paracelso su energía casi demoníaca, que marcha a la par de una pasionalidad desenfrenada, del espíritu polémico, la prisa, la impaciencia, la insatisfacción, y la desmesura. No en vano a partir del espíritu de la alquimia, fue el modelo del superhombre Fausto de Goethe , una gran figura primigenia en el alma del pueblo alemán.

“Yo por debajo del señor, el señor por debajo de mi, yo por debajo de el, excepto en mi oficio, y el por debajo de mi excepto en su oficio”

Ni que hablar de una terminología secreta, que ha hecho de El, uno de los mas grandes tenebrosos de la época, todo esta en El en escala máxima, y se puede decir con razón que todo esta exorbitado.

No hay, por así decirlo, ninguna forma de la Mántica o de la Magia que El no haya practicado o recomendado. La magia fue siempre y lo es todavía una fascinación. En efecto, en la época de Paracelso se contemplaba al mundo todavía como una maravilla y se tenía conciencia de los poderes ocultos de la naturaleza. El hombre de aquella época estaba todavía próximo a la naturaleza, la astronomía y la astrología no se habían separado aún. Todavía un Kepler hacia horóscopos y en lugar de química había solo alquimia, y al igual que Newton, sus contribuciones revolucionarias a la ciencia estuvieron acompañadas por una incomprensible adherencia a alquimia mítica. Amuletos talismanes conjuros contra las enfermedades eran comprensibles, proyecciones psicológicas de un estado espiritual primitivo todavía presente en la época.

El Paracelso histórico tiene tanto más del Naturalphilosoph , del vidente, del metafísico, del creyente, del exponente de las magias naturales, que del naturalista y del científico en el sentido moderno.

La filosofía del medico es una practica oculta. De modo que es muy comprensible que Paracelso sea un gran cultor de la magia y del Arts Kabbalistica . “si un medico no conoce la magia es un extraviado y un curandero en medicina, que esta orientado al engaño y no a la verdad. La magia es para El, PraeceptorPaedagogus , de modo que no fue inocente de de haber cobrado mala fama de hechicero.

Una personalidad tan ansiosa de conocimientos como Paracelso no podía dejar de conocer a fondo todas éstas. Aparte de los múltiples contactos con las supersticiones populares, el conocimiento y la ocupación intensiva de la alquimia, que El no utilizo solo para la farmacogénesis y farmacopea, sino para fines, por así decir, filosóficos.

Las concepciones paganas no desaparecieron de ningún modo por la victoria del cristianismo bajo Constantino, continuaron vivas en la curiosa terminología Arcana y en la filosofía de la alquimia. En la teoría arcana se encuentran los orígenes de toda la filosofía paracélsica

La alquimia es para El, el conocimiento de la materia médica y procedimiento químico para la producción de los medicamentos. Su valoración de La misma en todos sus escritos podría limitarse en última instancia al aspecto químico. Esta predilección ha hecho de El, el precursor e iniciador de la moderna medicina química . En esta alquimia medieval se preparaba la gran intromisión en el orden divino, que siempre ha osado el hombre. Es la aurora de la época científica que por el Daemonium del espíritu científico ha sometido al servicio del hombre en forma inaudita a la naturaleza y a sus fuerzas.

Si bien Paracelso no tenia ni sospecha de la psicología, abrió sin embargo –precisamente con sus más oscuras supersticiones- una profunda perspectiva en los acontecimientos anímicos, que solo la más moderna psicología ha intentado, con esfuerzo, volver a plantear.

El alma humana nunca esta fuera de la naturaleza, pertenece a los fenómenos de la naturaleza, y sus problemas son tan importantes como las preguntas y enigmas que propone la enfermedad corporal Por lo pronto no existe casi ninguna enfermedad del cuerpo en la que no entren a jugar factores psíquicos, así como en muchas perturbaciones psicógenas están en cuestión momentos corporales . Paracelso fue plenamente conciente de esto. Por eso, “a su modo”, tomo en consideración los fenómenos anímicos como ninguno de los grandes médicos anteriores o posteriores a El. Paracelso supo anticiparse a la época moderna que esta naturaleza, no era solo químico-física, sino también psíquica . De este modo lo vemos como un precursor de la medicina química, además de la psicología empírica y de la terapéutica psicológica, estadio previo de la actual psicología del inconsciente. Sus escritos muestran un atisbo de tratamiento humanitario para el demente, en oposición al salvajismo hasta entonces tradicional, contra el concepto de la posesión demoníaca.

Sin duda la obra del alquimista filosofo apunta a la mas alta autorrealización, a la producción del hommo maior , como lo llama Paracelso, es decir, a la individuación, como diría Jung, ya esta sola meta, lo enfrenta a la soledad temida por todos, donde solamente se tiene la compañía de si mismo.

Junto al médico hay también un filósofo alquimista que abrió hasta las últimas consecuencias y analogías un acceso a los secretos divinos. Paracelso mismo se siente lleno del sentido divino de su vocación médica. “El médico y la medicina no son mas que una misericordia dada por Dios a los necesitados” “La mas necesaria de todas las cosas es la misericordia, que debe ser innata al médico” “…Vosotros médicos, de modo que conozcáis el origen de la felicidad y la desgracia, si no conocéis esto, estáis lejos de la medicina” “Donde no hay amor no hay arte” “El medico debe estar preparado por esa piedad y ese amor, no menos de los que esta Dios hacia los hombres”

Médico altruista y hombre cristiano, pero también a aquella sombra oscura de aquel otro Paracelso, cuya alma esta intrincada con una extraña vida espiritual que surge de antiquísimas fuentes y va, mas allá de El, hacia el futuro. Su apropiación de lo mágico ha abierto para los siglos posteriores la puerta a la naturaleza real.

También hablo acerca de los médicos del futuro, “Ellos serán Geomantes, Adeptos, Archei Spagyri , tendrán el Quintum esse . El sueño de la alquimia se ha cumplido y Paracelso ha previsto visionariamente la medicina química actual.

Su espíritu fue heroico porque fue creador y su destino inevitable es la culpa prometeica.

Y para ello debió una voluntad de independencia sin miramientos y hasta brutal.

Su contribución medica ha abordado, entre otras, las enfermedades laborales de los mineros Antracosis y Silicosis, Bocio, Sífilis, Lepra, Gota, enfoque de la Histeria, temprana versión sobre la Teoría de los Gérmenes, Desordenes Metabólicos, su empatía y acercamiento hacia pacientes con desordenes mentales rebela un insight en la psiquiatría y enfermedades psicosomáticas.

Fuente: Dr. Carl Gustav Jung, Dr. Walter Pagel, Dr. Allen G. Debus