[menu.htm]

 

      “La  Humanidad  tiene  razones  que  la  Razón  del  Hombre  ignora”    

NOTAS

Grandes autores

Sugestión y líbido

Sigmund Freud

- 21.08.2000 - 


Hemos partido del hecho básico de que en una masa el individuo experimenta, .... una alteración a menudo profunda de su actividad anímica. Su afectividad se acrecienta extraordinariamente, su rendimiento intelectual sufre una notable merma. Es evidente que ambos procesos apuntan a una nivelación con los otros individuos de la masa, resultado éste que sólo puede alcanzarse por la cancelación de las inhibiciones pulsionales propias de cada individuo.

...El hecho básico de la psicología de las masas: las 2 tesis del incremento del afecto y de la inhibición del pensamiento en la masa primitiva. Ahora nuestro interés consiste en hallar la explicación psicológica de ese cambio anímico que los individuos sufren en la masa.

....La palabra ensalmadora “sugestión”. Tarde la llama imitación.

...El prestigio no se exterioriza sino por su efecto, que es provocar sugestión.

...Hay conocidas tesis sobre la imitación y el contagio.

¿Porqué cedemos regularmente a ese contagio cuando formamos parte de la masa?...es el influjo sugestivo de la masa el que nos fuerza a obedecer a esa tendencia imitativa e induce en nosotros el afecto....las masas se distinguen por una particular sugestionabilidad.

Esto nos predispone a admitir el enunciado de que la sugestión (más correctamente: la sugestionabilidad sería un fenómeno primordial no susceptible de ulterior reducción, un hecho básico de la vida anímica de los seres humanos.

Ahora que vuelvo a abordar el enigma de la sugestión después de haber permanecido alejado de él durante 30 años, halló que no ha variado en nada.

Pero no se dio esclarecimiento alguno sobre la naturaleza de la sugestión, esto es, las condiciones bajo las cuales se producen influjos sin una base lógica suficiente.

...Intentaré aplicar al esclarecimiento de la psicología de las masas el concepto de libido.....Líbido es una expresión tomada de la doctrina de la afectividad. Llamamos así a la energía, considerada como magnitud cuantitativa - aunque por ahora no medible - , de aquellas pulsiones que tienen que ver con todo lo que puede sintetizarse como “amor”....el amor cuya meta es la unión sexual.

... La indagación psicoanalítica nos ha enseñado que todas esas aspiraciones son la expresión de las mismas mociones pulsionales que entre los sexos esfuerzan en el sentido de la unión sexual; en otras constelaciones, es verdad, son esforzadas a apartarse de esa meta sexual o se les suspende su consecución, pero siempre conservan lo bastante de su naturaleza originaria como para que su identidad siga siendo reconocible (sacrificio de sí, búsqueda de aproximación).

Ensayemos, entonces, con esta premisa: vínculos de amor (o expresado de manera más neutra, lazos sentimentales) constituyen también la esencia del alma de las masas...Lo que correspondería a tales vínculos está oculto, evidentemente, tras la pantalla, tras el biombo, de la sugestión. Para empezar, nuestra expectativa se basa en 2 reflexiones someras. La primera, que evidentemente la masa se mantiene cohesionada en virtud de algún poder. ¿Y a qué poder podría adscribirse ese logro más que al Eros...? En segundo lugar, si el individuo resigna su peculiaridad en la masa y se deja sugerir por los otros, recibimos la impresión de que lo hace porque siente la necesidad de estar de acuerdo con ellos, y no de oponérseles; quizás, entonces, “por amor de ellos”.

 

- 10v Servicios de Internet -

Junio 2000