Los investigadores de Weizmann diseñan un análisis de esquizofrenia

Inicio » Cerebro y Enfermedades » Los investigadores de Weizmann diseñan un análisis de esquizofrenia

Jerusalem Post (Enero 16, 2001) 


Un simple análisis de sangre para diagnosticar la esquizofrenia ha sido propuesto por los investigadores del Instituto Weizmann quienes descubrieron que identificaba correctamente a 15 pacientes que sufrían de este desorden psiquiátrico.  El test, no sólo puede llevar al desarrollo de un kit para el testeo temprano de la enfermedad, sino también ayudar en el desarrollo de mejores medicamentos contra el desorden crónico.

El análisis de sangre fue propuesto por la Profesora Sara Fuchs y estudiante Tal Ilani del Instituto Rehovot.

La esquizofrenia, que afecta aproximadamente al 1 por ciento de la población, está caracterizada por disturbios en la función emocional, la percepción de la realidad y el pensamiento.  Entre los síntomas se encuentran las alucinaciones.

El profesor Avi Weizman, un psiquiatra e investigador del Hospital Psiquiátrico Geha, comentó que debido a que tales síntomas pueden confundirse como una psicosis inducida por drogas u otras causas, la esquizofrenia no se puede diagnosticar antes de que pasen por lo menos seis meses desde los primeros síntomas.  El diagnóstico convencional es a través de observaciones de comportamiento por los psiquiatras ya que la base biológica de la enfermedad todavía es un misterio.

Sin embargo, muchas investigaciones sugieren una posible conexión entre la enfermedad y una excesiva actividad de la dopamina, un neurotransmisor involucrado en la comunicación entre las células neuronales del cerebro.  Esta actividad depende, entre otros factores, del número de receptores sobre la superficie de las células nerviosas.  Los estudios post-mortem de pacientes con esquizofrenia sugieren que el número de receptores se encuentra aumentado en la esquizofrenia.  Entonces, midiendo el número de receptores puede ser posible diagnosticar la enfermedad.

Pero Fuchs dice que desafortunadamente, es imposible buscar el número y localización de los receptores de dopamina en el cerebro de pacientes vivos con la precisión adecuada.  Fuchs e Ilani proponen evaluar la presencia de los receptores de dopamina sobre la superficie de los linfocitos como un diagnóstico potencial para la esquizofrenia.  Los investigadores, entonces, compararon muestras de sangre de pacientes con esquizofrenia con muestras sanas.

Ya que la identificación de los receptores de dopamina sobre la superficie de los linfocitos es extremadamente dificultosa, los científicos decidieron medir la cantidad de ARN mensajero, un estadío más temprano del receptor.

El análisis estadístico mostró que la sangre de los pacientes con esquizofrenia contiene 3,6 veces más  moléculas de ARN mensajero para los receptores de dopamina de un tipo particular llamado D3 comparado con la sangre normal.

Sobre la base de estos resultados los científicos proponen usar el análisis de sangre como diagnóstico.