Feromonas y el olfato

Inicio » Feromonas » Feromonas y el olfato

Pueden los humanos, como los insectos, comunicarse silenciosamente?  Las moléculas volátiles sin olor, liberadas por algunos insectos, pueden influenciar el comportamiento de los otros miembros de su especie.  Muchas veces los efectos ayudan a la reproducción.  Las polillas machos detectan a una hembra fértil a una distancia de una milla.

Mientras que la potencia no se puede comparar con el sistema de los insectos, los investigadores están comenzando a encontrar evidencia de que muchos mamíferos, desde cerdos hasta elefantes, pueden tener una respuesta dependiente de feromonas.

Los nuevos descubrimientos llevarán a:

  • Una mejor comprensión de la comunicación mamífera
  • Nuevas ideas sobre como las feromonas pueden ayudar a los procesos biológicos como la preñez
  • Comprensión de la relación entre las feromonas y el tradicional sentido del olfato.

Por muchos años se ha observado que los grupos de mujeres que conviven tienden a sincronizar sus ciclos menstruales.  Los investigadores han encontrado que los roedores hembras comparten la misma característica.  Además, los compuestos emitidos por una rata hembra durante una parte de su ciclo reproductor alargará el ciclo de otra rata mientras que los compuestos de la otra parte del ciclo acortará el ciclo de la otra rata.

Un nuevo descubrimiento demuestra que los compuestos aislados de la axila tienen el mismo efecto en las mujeres.  Los compuestos aislados de una mujer en una parte de su ciclo acortarán el ciclo de otra mujer al ser inhalados con un promedio de 1,7 días.  Los compuestos de otra parte del ciclo alargarán el ciclo de otra mujer en un promedio de 1,4 días.  Esto indica la existencia de dos feromonas.

En este momento los investigadores están tratando de identificar a los compuestos.  Su identificación podría confirmar la existencia de feromonas en humanos y llevar al desarrollo de nuevos métodos de concepción o bloquear la concepción a través de la manipulación del ciclo.

En primer lugar, no está claro que los humanos tengan un órgano vomeronasal.  La estructura se encuentra en la nariz y se ha vinculado a la percepción de feromonas en animales.  Algunos estudios de animales han demostrado que los mecanismos inducidos por las feromonas no ocurren si es removido o dañado.

Los humanos podrían utilizar otra parte de la nariz para detectar las señales moleculares. Algunas investigaciones demuestran que el VNO no es el único componente del sstema de feromonas.

Ahora los investigadores se encuentran trabajando para definir al sistema de VNO en los mamíferos.

Una vez que el aroma del café entra por las narinas, el olor llega al cerebro a través de las células del sistema olfatorio.  Las feromonas también podrían funcionar de una manera similar.  En los humanos, las señales pueden actuar en el VNO donde parecen operar en el resto de los mamíferos.  Pero, hasta ahora, aunque los investigadores han encontrado trazas del órgano en los humanos, no está claro si existe un VNO funcionante.  Posiblemente las células del sistema olfatorio detectan las feromonas en los humanos porque parecen ayudar a percibirlas en otros animales.

Fuente: Brain Briefings (Julio, 1999)