El estrés durante el embarazo está vinculado al autismo

Inicio » Autismo » El estrés durante el embarazo está vinculado al autismo

Ohio State University (Noviembre 28, 2001) 


Las mujeres que han sufrido un evento muy estresante, como la muerte de la pareja, la pérdida del trabajo o una mudanza a gran distancia, en el medio del embarazo podrían tener un mayor riesgo de tener un hijo autista comparado con las mujeres no estresadas durante el embarazo.

El Dr. David Beversdorf, autor principal del estudio, comentó acerca de un estudio de 188 mujeres que habían dado a luz niños autistas.  Las investigaciones demostraron que estas mujeres podrían haber experimentado un evento estresante durante las semanas 24 a 28 del embarazo.

“Los investigadores han estado examinando el componente genético de la enfermedad durante años, pero ahora hay evidencia a través de este estudio que el autismo también está vinculado a factores externos, como estrés prenatal” dijo.

Beversdorf y sus colegas les pidieron a las madres que documenten los niveles de estrés cuando sucedían eventos estresantes durante sus embarazos.  El estudio incluyó a madres de niños autistas, 212 que tuvieron partos normales y 92 mujeres con niños con Síndrome de Down, un trastorno neurológico causado por una anormalidad genética.

Los investigadores luego usaron una medida psicológica estandarizada para medir el impacto que los eventos estresantes tenían sobre las mujeres durante intervalos de cuatro semanas.  Para el estudio, un evento muy estresante fue definido como un evento que altere la vida de la mujer, como la pérdida de un ser querido o la pérdida del trabajo.

El número de mujeres que experimentaron un evento muy estresante durante ciertos intervalos de cuatro semanas durante sus embarazos fue bastante constante para las madres de hijos normales y con Síndrome de Down.  Los niveles de estrés para las madres de niños autistas duplicaban a los de las otras madres del estudio. 

“Nosotros esperábamos que una mujer con un hijo autista o con Síndrome de Down recordaría estos eventos estresantes más fácilmente que una mujer con un parto normal,”dijo.

“Lo que estábamos buscando era una mayor cantidad de eventos estresantes en las mujeres con niños autistas.” 

Beversdorf y sus colegas creen que la investigación concuerda con estudios previos en animales que sugieren que el estrés durante períodos específicos del embarazo pueden llevar a cambios estructurales en el cerebro que han sido vinculados con el autismo.

El momento de los eventos estresantes documentado para el estudio parece concordar con el período de desarrollo del cerebelo fetal, una porción clave del cerebro que es estructuralmente diferente en los niños autistas.

El autismo es un trastorno neurológico que tiende a aparecer tempranamente en la vida de los niños, típicamente antes de los 3 años.  Estos chicos tienen problemas para interactuar con otros, un retraso lingüístico y desarrollan un patrón de comportamiento estrecho y repetitivo.

Estos comportamientos generalmente acompañan al niño durante toda su vida.